india 02

Mi periodo de adaptación a la nueva vida que me ofrecía Bombay fue de todo menos fácil, solía salir a la calle y caminar en línea recta porque me daba mucho miedo cruzar. Hasta que la calle ya no daba más de sí entonces recordaba lo que un expatriado me había dicho una vez: la clave está en cruzar sin mirar, entonces los coches te esquivarán porque no tendrán más remedio. La verdad es que era un chico bastante práctico.

Así que ahí estaba yo, a años luz de mi zona de confort. Acostumbrándome a mi nueva vida viviendo en pareja, a paliar con nuestras diferencias culturales, a hablar en inglés las veinticuatro horas del día y a salir a la calle y darme cuenta que… ¡estaba en la India! Los indios son gente muy suya, muy de su país, de sus costumbres y de su religión. Es probablemente el choque cultural más grande que te puedes encontrar viniendo de Occidente. Los indios son muy familiares, tienen un sentido muy grande de la comunidad y defienden a muerte sus derechos. Que me parece muy bien.

La experiencia más gratificante para mí fue la de trabajar en la ONG Sahed Ambdekar, donde trataba directamente con los niños y niñas de una de las zonas más desfavorecidas de Bombay. Ellos no hablaban mucho inglés y yo balbuceaba el hindi, así que nos entendíamos con señas y un poco de sentido común con muchas risas entremedio.

Un día decidí ir a casa de Nisha a jugar con las niñas como tantas otras veces me habían pedido. Hasta entonces no había ido porque los slums son por lo general claustrofóbicos, sucios, extremadamente estrechos con cables eléctricos colgando por arriba y agua residual corriendo por debajo de unas baldosas semi-rotas colocadas de aquella manera. Cuando quise darme cuenta se habían puesto todas a mi alrededor como escoltándome, no entendí el motivo hasta que vi las caras de aquellos hombres que andaban por ahí. Recuerdo que me decían cosas (gracias a dios yo no entendía nada), pero sí que escuché a las niñas de nueve años responderles de malas maneras mientras me cogían de las manos con determinación y añadían: she is our friend.

Advertisements

.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s