india 01

(dress – Vero Moda, clutch – Zara)

Nunca olvidaré aquella mañana de noviembre mientras tomando unas tapas al sol de Tarifa Simon me propuso pasar una temporada en Bombay para darle una oportunidad a lo nuestro. El principal problema, pensé, es como se lo explico yo ahora a mi madre. Que estoy saliendo con un chico guapísimo y muy majo de Nueva Zelanda que ella ni conoce, y que trabaja en la India. Toma ya. Hasta entonces siempre había vivido en casa de mis padres, salvo un año entero que me mudé a Londres para aprender inglés.

Un par de semanas más tarde, aterrizaba yo en Bombay super nerviosa, había hecho un par de amigos indios en el avión que me habían hecho una breve introducción sobre la India: ¿tu primera vez? guau (se reían), en la India vas a ver cosas que nunca antes has visto. El encuentro fue de película de acción, entre palmeras tropicales, policías con turbante y metralleta apareció el único hombre blanco que había en aquel inmenso hall: era él. Nos metimos en su coche y el chófer me dio la bienvenida, sentí un golpe de calor enorme y no podía dejar de mirar por la ventana aún sin poder mencionar palabra.

Advertisements